El siglo de las series

El siglo XVIII fue definido como el siglo de las luces, pues fue a través de las luces de la razón y de la ciencia como el espíritu de una época quiso derribar los muros de los prejuicios y la superstición

Este siglo XXI, sin embargo, no ha sido consagrado todavía con un término que refleje con precisión el espíritu de su época. Era de la información se ha dicho, época posmodernista también, pero tal vez deberíamos empezar a definirlo como el siglo de las series.

Pues series hay que tratan de drogas y de demonios, de príncipes y de vikingos, de esposas y de reyes, de engatusadores al cuarto y de idealistas señores, de historia y de dramas, series  de amor y de humor, de pueblos perdidos y de jóvenes escogidos, series en fin, que recorren todo el abanico posible de las emociones humanas. 

¿Y esto es malo? No!, desde luego que no!, pero si muy aclaratorio respecto de lo que anhela.

¿Y qué es lo que anhela? pues sencillamente nada porque anhelar es un verbo transitivo que exige participación, y él es ante todo pasivo, pues sólo mediante la pasividad se entra en el reino de las series.

¿Pero las series fomentan la imaginación?,  Si se toman como un medio si, si se toman como un fin no.

¿Pero qué cojones dices? ¿Te crees Immanuel kant? 

Simplemente lo que quiero decir es que tengo para mi que hay una mayoría de serievidentes que ven estas no como un elemento de entretenimiento de sus  vidas sino como su verdadero entretenimiento vital.

Pues sienten en estas series todas aquellas pasiones, deseos, aventuras e ideales que solo unos pocos elegidos pueden sentir y en vez de hacer como Don quijote que se inventaba aventuras para ampliar su mundo, desisten ante la emocionante amplitud del salón de su casa.

Y es que en la era era de las series se está consiguiendo finalmente fabricar el buen prototipo de gran hombre-masa honesto y trabajador. ¿Se hace preguntas? sí, pero sobre sobre la relación que tienen un dragon, una reina y un rey. ¿Se cuestiona la realidad?, también, pero solo si la realidad es ficticia. ¿intenta la mejor versión de sí mismo?… ¡cómo!, qué? siguiente pregunta por favor….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.