“Bohemian Rhapsody”, La película

Fue el vocalista de una de las bandas de rock más exitosas de todos los tiempos, tuvo una voz increíblemente poderosa y una capacidad de conexión brutal con su público, pero ¿Quién fue realmente Freddie Mercury?.

Está seria la verdadera pregunta a la que toda buena pelicula autobiografica debería intentar responder, y la película “Bohemian Rhapsody” responde a esta pregunta con verdaderas luces pero también con algunas sombras.

El actor que da vida a Freddie Mercury, Rami Malek, en una entrevista en la revista ICON, haciendo referencia a la identificación que sentía con la vida de Mercury dijo lo siguiente: “como hijo de familia de inmigrantes puedo entender a un joven nacido en Zanzíbar [Mercury], criado desde los dos años en internados en Bombay y forzado a emigrar a Londres”. Solo con estos párrafos cualquier profano en la vida de Freddie puede hacerse una idea de las dificultades y conflictos tanto internos como externos a los que tuvo que enfrentarse el joven parsi Freddie. Sin embargo en apenas un par de escenas rápidas se da por concluida estas primeras etapas vitales tan importantes en la configuración de un carácter como son la infancia y la adolescencia.

El público a de hacer por tanto un ejercicio de imaginación retroactiva para encontrar esas conexiones tan fundamentales que nos explican lo que alguien es en función de lo que ha sido.
La historia de Freddie Mercury se considera que es diga, por tanto, de ser contada a partir del momento en que Freddie conoce a los chicos con los que conformaría el grupo musical Queen y esto tiene una completa lógica si se quiere contar la historia de un cantante y su banda pero no la de una personalidad como la Freddie Mrecury.

Por otro lado, el resto de componentes de Queen, a excepción de algunas pinceladas interesantes de Brian May, aparecen más como figurantes que como actores secundarios con capacidad de dar más fuerza y sentido a la trama principal.

Se producen en el film un par de escenas de aquellos momentos de tensión y ruptura de la banda, pero la relación entre el cantante y el resto de componentes parece ser meramente una relación musical cuando, contradictoriamente, en varios momentos de la película es el propio Freddie el que los define como familia.

Si tiene, por el contrario, más pinceladas de profundidad la relación de amor distanciado entre Freddie y la mujer de su vida que fue Mary Austin a quien legó una gran parte de su fortuna tras su muerte, así como la relación de Freddy con su manager, Paul Prenter, para explicar así con esté la separación temporal de Freddy con la banda así como su caída en los los laberintos más oscuros de su vida.

Los conflictos interiores a los que se enfrentaba Freddie Mercury, a pesar de echarse en falta una intución más esforazada, si quedan bien reflejados tanto en lo qué hace como en lo qué dice a lo largo de todo el film. Su soledad, su sexualidad, y el distanciamiento con su familia están bien tratados,y si bien todo esto responde muy bien al la pregunta de el que, no lo hace sin embargo a la pregunta del porqué.
Al porqué de cómo un joven procedente de una familia de inmigrantes parsis que practicaban la religión zoroástrica llegó a convertirse para muchos en el mejor cantante de rock de todos los tiempos.

Junto a la genial interpretación y caracterización de Rami Malek como Freddie Mercury, hay escenas también deliciosas como aquellas en que el grupo expone a una productora su intención de querer sacar a la luz Bohemian Rhapsody, un disco que tenía como principal inspiración la ópera y cuyo productor no quiso llevar a término el disco que, un poco más adelante, daría el empujón decisivo a la banda para convertirse en una de las mejores bandas del rock de todos los tiempos, gran cagada debió de repetirse aquel productor durantes el resto de sus días.

El final de la película por otro lado me parece majestuoso, emocionante, inspirador. En aquel concierto de Live Aid donde tocaron el mejor elenco de grupos y solistas de rock del mundo para más de 1500 millones de personas, la irrupción durante algo más de 20 minutos de Queen en el escenario supuso un momento èpico en la historia de los conciertos en directo.

Pareciese como si toda la vida de Queen y especialmente toda la vida de Freddie Mercury cobrasen un revelador sentido en aquel concierto de Wembley de 1985. La íntima conexión con aquellas cien mil personas que cantaban al unísono es un momento de pura belleza que esta película consigue transmitir, y lo consigue por un lado por su destreza narrativa y por otro porque fue así como realmente ocurrió,

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.